Los eventos de Las Palmas de Gran Canaria, en peligro

Los retrasos en los pagos de las horas extraordinarias hechas por los agentes de la Policía Local desde febrero a junio amenazan con suspender los eventos culturales y deportivos de la ciudad de aquí a fin de año, ante la imposibilidad de garantizar la presencia policial en muchos de estos actos, en un momento en el que la situación de amenaza terrorista -nivel cuatro- exige refuerzos en los turnos del cuerpo de seguridad.

El máximo dirigente de la Unión Sindical de Policías y Bomberos (USPB), Víctor García, denunció ayer que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria debe a los agentes alrededor de medio millón de euros por las horas extraordinarias. Esta cantidad debe sumarse a los 700.000 euros que ya fueron abonados por el grupo de gobierno en marzo de este año, también por horas extraordinarias, de tal modo que se llegaría al máximo que podría pagar el grupo de gobierno en 2018, que es la cantidad de 2,2 millones de euros.

«Lo mas importante es que con ese pago de horas hasta junio», explica Víctor García, «el Ayuntamiento ya no puede pagar más hasta 2019» por restricciones presupuestarias, salvo que se acometa una modificación de crédito por la vía de urgencia.

Este problema está estrechamente vinculado a la de la falta de personal que tiene la Policía. De ello da una idea el hecho de que durante 2017 los agentes de la Policía Local realizaron 85.000 horas extra para poder atender los múltiples eventos que soporta la capital grancanaria a lo largo de doce meses.

Así, de acuerdo a los datos aportados por UGT, el año pasado los policías atendieron 220 eventos. Su delegado de la Junta de Personal, José Antonio Alonso, también alertaba hace unos días de que la partida de las horas extra estaba prácticamente agotada, con lo que «a partir de ahora, los trabajos extra que se hagan no se van a poder cobrar hasta el año 2019».

Actos sin cubrir

En su opinión, esta situación puede tener como efecto indeseado el hecho de que los agentes no cubran más los actos que se suelen organizar los fines de semana y que obligan a tirar de horas extraordinarias. «Tendrán que suspenderse eventos deportivos y culturales por no poder cumplirse con los planes de seguridad obligatorios por la falta de efectivos policiales y de personal de emergencias de Bomberos», indicó el representante de USPB.

Hay que recordar que el año pasado ya se estuvo a punto de suspender la carrera nocturna LPA Night Run «por la falta de más de cien policías».

El verano es un momento del calendario en el que también hay actos importantes que pueden verse afectados. «Esto afecta en la misma medida a los bomberos, que en agosto hacen refuerzos para San Lorenzo y están que trinan», explica el representante de USPB.

El malestar de los policías ha estallado ahora porque desde el gobierno municipal se les había prometido que cobrarían estas gratificaciones en julio, pero desde el viernes se les ha venido informando que el ingreso tampoco se hará este mes.

Los sindicatos lamentan la nula capacidad del grupo de gobierno a la hora de buscar una solución a esta situación porque desde 2016 se aprobó que los agentes pusieran a disposición de la jefatura tres días para cubrir necesidades del cuerpo y el acuerdo sigue parado en Intervención. «El alcalde tiene que tomar cartas en el asunto y explicar por qué no se pagan las horas extra en julio», expuso Víctor García, «y que se interese por el acuerdo de las tres jornadas de libre disponibilidad que sigue atascado en el área de Intervención».

Bilbao, con una población similar, tiene el triple de agentes que la capital grancanaria

Un estudio realizado por los sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CC OO) en Canarias arroja «unos datos alarmantes en materia de déficit de seguridad en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria, gobernado por el Partido Socialista, Nueva Canarias y Podemos». Según explica la representación de los agentes de la Policía Local a través de una nota de prensa, la ciudad presenta el menor número de agentes en una comparativa con las grandes ciudades españolas. Así, se sitúa en 503 policías los que prestan servicio en Las Palmas de Gran Canaria, frente a los 1.655 de Bilbao; los 875 de Palma de Mallorca; los 601 de Murcia; los 980 de Málaga; los 1.200 de Zaragoza; los 1.260 de Sevilla; y los 1.587 de Valencia.

«Sobra decir que Canarias recibe anualmente dieciséis millones de turistas y que la ciudad tiene una población que supera los 384.000 habitantes, en un país en alerta antiterrorista nivel cuatro», exponen José Antonio Alonso (UGT) e Iván Jiménez (CC OO).

«La Policía Local, que aparte del servicio ordinario, cubre la seguridad de más de 250 eventos al año y las carencias de la inexistente policía canaria, además tiene que aguantar las mentiras de la directora general de Administración Pública del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Mercedes Cejudo, que pide a la mermada plantilla sacrificios, prometiendo a los sindicatos un plan de pagos que incumple constantemente», detallan Alonso y Jiménez.

«Si el alcalde no toma las riendas, ejecutando medidas urgentes, la plantilla de Policía Local se ve abocada al conflicto colectivo, ya que son trabajadores y no pueden trabajar constantemente a crédito en un Ayuntamiento que presume de superávit», concluyen los dos sindicatos.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha incorporado de momento a veintidós agentes en el presente mandato, pero con eso no se cubren las bajas por jubilación de los últimos tres años. También acaba de iniciar la selección de otros 68 que había sido preparada en el mandato anterior y que acaba de ser denunciada por opositores por presuntas irregularidades.

 

TE RECOMENDAMOS